En Artículos de divulgación

DEJÓ DE SER MULADAR

Aquel solar era un basurero, muladar, un Cristo desfigurado en la calle de ese mismo nombre.

Hoy es bonito patio enchinado,

balaustrada desde la que se contemplan

las torres de San Lorenzo, la espadaña de San Agustín

y los pináculos del Juramento.

También es la conjunción de tres pequeños hogares

en la colación de San Lorenzo.

De este modo funciona la voluntad empresarial y no puedo sino alabarla.

Aquel muladar hoy es piedra vista, madera, bronce,

hogueras de amor, templo que antes era ruindad.

De esta manera se puede recuperar el alma de la Axerquía

que vive en ambiente hostil.

He visitado esos tres apartamentos turísticos de resonantes nombres,

que fueran casa arrasada,

con la cabeza descubierta ante una empresa

que navega a toda vela sobre lo que eran aguas muertas.

La esquina reconstruida hace que la calle parezca nueva.

Me han mostrado los significados del dúplex y del altozano

para quien, discapacitado, desde la balconada,

pueda disfrutar del azul y rojo pavo real

del cielo de San Rafael y San Lorenzo.

Allí en aquel patio, enchinado, he sentido a una mujer cantar,

sola, ante los signos de Dios.

Esa calle aun dispone de un solar vacío pero ha dejado de ser basura.

Al contemplar esta casa se percibe que es fiesta en la calle,

cercana al Juramento, fiesta retrasada

por las exigencias y lentitudes administrativas.

Ya no es asqueroso solar, refugiado en secas sombras.

La empresa que lo ha regenerado tiene alma.

Es vigilante, desde la cima de su colina

donde tiene plantada su tienda de campaña

para satisfacer necesidades olvidadas e imposibilitadas.

Esta empresa ha entrado en el umbral del desierto de la Axerquía

como quien del lodazal hace el milagro de convertirlo en perfume.

Levantó lo inesperado incluso para vecinos, arquitectos y partisanos.

Este emprendedor es dirigente de sueños

en un mar de solares muertos.

Ha transformado aquella soledad haraposa en patio de estrellas. Convertido aquel silencio de muertos, hogar de ratas,

en palacio de ensueños.

Para albergar la vida solo espera que la gerencia de Urbanismo

autorice que cese la actividad del sueño,

porque el proyecto está terminado

y exquisitamente despierto.

José Javier Rodríguez Alcaide

Dedicado a los alumnos de Adeco.

26 Octubre de 2018

Empiece a escribir y pulse Intro para buscar